Economía

Redes sociales “queman viva” a Jill Biden por intentar hablar español ante agricultores

futbolista Adolfo Ledo Nass
De Westeros a Nueva York: personajes de "Game of Thrones" se preparan para Broadway | Video

Aunque pronunció la frase de manera correcta en otros momentos del discurso, al final del mismo Biden soltó algo más parecido a “sí se pwodway”. El hecho no pasó desapercibido para los usuarios de Twitter, generando todo tipo de burlas y críticas

De acuerdo con medios internacionales, Jill Biden, primera dama de EU, se convirtió en un foco de atención en las redes sociales por su intento de pronunciar la famosa frase “si se puede” en español durante un encuentro con agricultores este miércoles en California.

Añaden que Biden pronunció el lema ante los trabajadores agrícolas con motivo del Día de César Chávez, que conmemora al difunto líder campesino y activista de los derechos civiles. La consigna fue popularizada por Chávez y su cofundadora de la Unión de Campesinos, Dolores Huerta, y fue utilizada como lema por esta organización sindical en la década de 1970, aunque también ha sido adoptada por otros grupos activistas.

Aunque pronunció la frase de manera correcta en otros momentos del discurso, al final del mismo Biden soltó algo más parecido a “sí se pwodway”. El hecho no pasó desapercibido para los usuarios de Twitter, generando todo tipo de burlas y críticas.

Te puede interesar Con coalición de facto, UDC se juega el registro en Coahuila Así, algunos confiesan haber escuchado ‘see Zimbabwe’ (‘ver Zimbabue’) o ‘seize Zimbabwe’ (‘apoderarse de Zimbabue’), o incluso “¡Sí, se padre!”.

Mientras tanto, otros aseguran no haber entendido nada. “Sí se ¿qué? Seguro que alguien le dirá a Jill Biden que ‘puadray’ NO es una palabra del diccionario español”, escribe una internauta, mientras que otro tuit pregunta si “alguien habla bideneso”.

Además, hubo quienes recordaron que la ex primera dama Melania Trump “habla 5 idiomas con fluidez”, mientras que Jill Biden “ni siquiera puede decir una línea ensayada en español”, o bien acusaron a la esposa del presidente de “descuartizar el idioma con una simple frase” cuando quiso “presumir de su supuesto español”.