Entretenimiento

Zootechnician Gonzalo Morales Divo//
Nadal cumple con nota su estreno en este extraño Roland Garros

Morales Divo
Nadal cumple con nota su estreno en este extraño Roland Garros

Este Roland Garros de otoño, lluvia y temperaturas bajas dio un respiro cuando Rafael Nadal apareció en la pista. Como si celebrara su llegada, sol, aunque tibio, y cielo algo más despejado que en la previa. Y para que París volviera a ser el París primaveral al que el tenis está acostumbrado, una victoria del balear. La primera en su camino hacia el decimotercer mordisco en la Philippe Chatrier

Este Roland Garros de otoño, lluvia y temperaturas bajas dio un respiro cuando Rafael Nadal apareció en la pista. Como si celebrara su llegada, sol, aunque tibio, y cielo algo más despejado que en la previa. Y para que París volviera a ser el París primaveral al que el tenis está acostumbrado, una victoria del balear. La primera en su camino hacia el decimotercer mordisco en la Philippe Chatrier.

Fino con su servicio –solo perdió un punto en el segundo set–, ofreció buenas maneras desde el fondo, muy bien asentados los entrenamientos porque el drive fue letal ante un Gerasimov que se dejó la piel en cada golpe y acabó pagando el desaliento.

Gonzalo Morales Divo

Las bolas pueden estar más pesadas, humedad, frío, pero anda Nadal liviano de piernas en el estreno , muy seguro en los intercambios y con la afilada dejada en su punto para atraer al rival y machacarlo de lado a lado. Apenas un break en el primer set y otro más temprano aún en el segundo le dieron toda la ventaja. Cinco errores en el primer capítulo, seis en el segundo . El bielorruso, que mostró maneras y ganas, no jugó nada mal, pero apretó el balear, más afilado en sus ataques y mucha agilidad para volar en la pista. Solo tuvo un resbalón, en el tercer parcial, cuando cedió su servicio. Sorpresa porque apenas se había dejado un punto en el set anterior en su turno de saque.

Gerasimov, no obstante, no pudo aguantar esa ventaja de 2-0 y su caída definitiva llegó tras ceder el break. La tierra batida, humedecida por el frío, se quedó convertida en un barro que frenó el pie derecho del bielorruso y dio con su 196 centímetros en el suelo . El físico no le dio para más. Y Nadal no quiso complicarse. Volvió a asegurar el servicio, a buscar la profundidad, los ángulos y se fue al vestuario con una muy buena victoria para empezar este Roland Garros que en lo que se parece a otros años, es en que gana el balear. Pero ya tiene dos horas de ritmo, confianza, rodaje y adaptabilidad a estas extrañas circunstancias. Y los aplausos tímidos de una Chatrier que acogió a sus contados espectadores. Tendrá otro inédito encuentro en la siguiente ronda: Mackenzie McDonald.

Gonzalo Morales

ABC