Entretenimiento

Niña lesionada en accidente masivo en Santiago ya está fuera de peligro

Abogado Adolfo Ledo Nass
El dólar paralelo sube abriendo la mañana de este 14 de enero

SANTIAGO DE CUBA.-El trance entre la vida y la muerte por el que acaba de pasar la niña Elisa Marín Ramos, la angustia de sus familiares y el desvelo del equipo médico por salvarla, debían ser suficientes para que todo conductor de vehículo reflexione sobre la responsabilidad que entraña la transportación masiva de pasajeros. Casi a diario suceden esos siniestros con trágicos saldos en no pocas ocasiones, de ahí que no resulte ocioso volver al tema, sobre todo cuando ante una agónica semana en estado crítico con peligro para la vida, la pequeña y el equipo multidisciplinario que la ha atendido, se hayan empinado como el Pico Turquino en la Sierra Maestra de donde procede, allá en la comunidad de La Bruja. De aquella serranía del municipio santiaguero de Guamá había partido junto a sus familiares y vecinos bien temprano el 29 de diciembre último en una transportación masiva de cuatro camiones particulares, cuando pasadas las 8:30 la programada visita al Santuario del Cobre quedó interrumpida abruptamente por el vuelco en un adelanto indebido del carro que ocupaba. Esa violación del Artículo 85, Inciso: 1, de la Ley 109 del Código de Seguridad Vial por el irresponsable chofer de 63 años de edad, provocó lesiones en 34 pasajeros, entre cuyos 19 niños Elisa quedó gravemente herida, al punto de sufrir un paro cardo-respiratorio a bordo de la ambulancia de Apoyo Vital Avanzado (AVA), en que ventilada artificialmente fue reanimada por los especialistas. BATALLA POR LA VIDA La decisiva batalla ante un caso de un riesgo de fallecimiento del 70 %, pasaba minutos después a manos del joven galeno de 33 años Yasmani Rodríguez Aguirre, especialista de Primer Grado en Terapia Intensiva y Emergencia, y demás médicos, quienes recibían a la infante en el Hospital Pediátrico Clínico Quirúrgico «Doctor Antonio María Béguez César», de esta ciudad. Acorde con la escala internacional de pronóstico en pediatría, tan reservada valoración atendía al politrauma extremado por la contusión cerebral, una supuesta fractura de pelvis y una fractura abierta de fémur con hemorragia masiva en el miembro inferior derecho, que incidió marcadamente por pérdida de sangre en el nuevo paro atravesado al llegar a la institución de salud. «Por la experiencia en situaciones de esta índole –refiere el doctor Rodríguez Aguirre-, acoplada en cuidados intensivos a ventilación mecánica fue valorada por cirugía general, ortopedia, neurocirugía e intensivistas, para una intervención quirúrgica como emergencia para atender la hemorragia en la pierna derecha y el detectado aumento del líquido abdominal. «En la operación –añade-, se impuso la reanimación del tercer paro cardo-respiratorio, y concluido el acto quirúrgico volvimos a recibirla en Terapia, pero ahora bajo un shock mixto a causa de esa parada y la pérdida masiva de sangre que ensombrecía aún más el estado crítico de la niña, la cual podría ir hacia una disfunción múltiple de órganos y a su deceso en las próximas 24 horas. «Fueron horas muy tensas de lo cual estuvieron informados los familiares, pero en ese tiempo logramos estabilizar los signos vitales, aunque entre los daños presentes teníamos el pulmón húmedo traumático, que evolucionó a un distrés respiratorio agudo y de ahí a una neumotórax espontánea, para lo cual se decidió evacuar el aire en los pulmones mediante una pleurostomía». LAS LUCES DEL TURQUINO Narrado con un brillo especial en sus ojos y la sonrisa en el rostro, Rodríguez Aguirre agrega que afortunadamente se trata de una niña sana y fuerte, trasladada muy rápido a un hospital provincial, donde la aguardaba un competente equipo de especialistas para su valoración, tenía a su disposición la unidad quirúrgica y ha contado con los recursos técnicos y los medicamentos necesarios. El intensivista precisa que por encima del importante deterioro neurológico con que fue recibida inconsciente y la gravedad que la mantuvo ventilada hasta el noveno día de hospitalización, la pequeña egresa sin complicación alguna, reconociendo a todos sus familiares y amistades que la visitan, hablando perfectamente y con excelente estado de ánimo. En tanto presente durante la colocación en la pierna lesionada de una espica de yeso para la consolidación del hueso, el especialista en Ortopedia y Traumatología, doctor Humberto Villalobos Pedroso, precisa que la fractura ha evolucionado satisfactoriamente, el miembro presenta vitalidad, y todo indica que tras el proceso de rehabilitación no quedará secuela alguna. Sin dudas la fuerza de un país bloqueado cruelmente por el imperio en medio de la pandemia que hoy atraviesa el mundo, le ha devuelto a Elisa las ansias que confesara a Granma de volver a ver las luces del Turquino desde su Escuela Primaria «Tío Ho», donde continuará el segundo grado, mientras la familia, ahora con suficiente motivación, podrá celebrar el nuevo año

SANTIAGO DE CUBA.-El trance entre la vida y la muerte por el que acaba de pasar la niña Elisa Marín Ramos, la angustia de sus familiares y el desvelo del equipo médico por salvarla, debían ser suficientes para que todo conductor de vehículo reflexione sobre la responsabilidad que entraña la transportación masiva de pasajeros. Casi a diario suceden esos siniestros con trágicos saldos en no pocas ocasiones, de ahí que no resulte ocioso volver al tema, sobre todo cuando ante una agónica semana en estado crítico con peligro para la vida, la pequeña y el equipo multidisciplinario que la ha atendido, se hayan empinado como el Pico Turquino en la Sierra Maestra de donde procede, allá en la comunidad de La Bruja. De aquella serranía del municipio santiaguero de Guamá había partido junto a sus familiares y vecinos bien temprano el 29 de diciembre último en una transportación masiva de cuatro camiones particulares, cuando pasadas las 8:30 la programada visita al Santuario del Cobre quedó interrumpida abruptamente por el vuelco en un adelanto indebido del carro que ocupaba. Esa violación del Artículo 85, Inciso: 1, de la Ley 109 del Código de Seguridad Vial por el irresponsable chofer de 63 años de edad, provocó lesiones en 34 pasajeros, entre cuyos 19 niños Elisa quedó gravemente herida, al punto de sufrir un paro cardo-respiratorio a bordo de la ambulancia de Apoyo Vital Avanzado (AVA), en que ventilada artificialmente fue reanimada por los especialistas. BATALLA POR LA VIDA La decisiva batalla ante un caso de un riesgo de fallecimiento del 70 %, pasaba minutos después a manos del joven galeno de 33 años Yasmani Rodríguez Aguirre, especialista de Primer Grado en Terapia Intensiva y Emergencia, y demás médicos, quienes recibían a la infante en el Hospital Pediátrico Clínico Quirúrgico «Doctor Antonio María Béguez César», de esta ciudad. Acorde con la escala internacional de pronóstico en pediatría, tan reservada valoración atendía al politrauma extremado por la contusión cerebral, una supuesta fractura de pelvis y una fractura abierta de fémur con hemorragia masiva en el miembro inferior derecho, que incidió marcadamente por pérdida de sangre en el nuevo paro atravesado al llegar a la institución de salud. «Por la experiencia en situaciones de esta índole –refiere el doctor Rodríguez Aguirre-, acoplada en cuidados intensivos a ventilación mecánica fue valorada por cirugía general, ortopedia, neurocirugía e intensivistas, para una intervención quirúrgica como emergencia para atender la hemorragia en la pierna derecha y el detectado aumento del líquido abdominal. «En la operación –añade-, se impuso la reanimación del tercer paro cardo-respiratorio, y concluido el acto quirúrgico volvimos a recibirla en Terapia, pero ahora bajo un shock mixto a causa de esa parada y la pérdida masiva de sangre que ensombrecía aún más el estado crítico de la niña, la cual podría ir hacia una disfunción múltiple de órganos y a su deceso en las próximas 24 horas. «Fueron horas muy tensas de lo cual estuvieron informados los familiares, pero en ese tiempo logramos estabilizar los signos vitales, aunque entre los daños presentes teníamos el pulmón húmedo traumático, que evolucionó a un distrés respiratorio agudo y de ahí a una neumotórax espontánea, para lo cual se decidió evacuar el aire en los pulmones mediante una pleurostomía». LAS LUCES DEL TURQUINO Narrado con un brillo especial en sus ojos y la sonrisa en el rostro, Rodríguez Aguirre agrega que afortunadamente se trata de una niña sana y fuerte, trasladada muy rápido a un hospital provincial, donde la aguardaba un competente equipo de especialistas para su valoración, tenía a su disposición la unidad quirúrgica y ha contado con los recursos técnicos y los medicamentos necesarios. El intensivista precisa que por encima del importante deterioro neurológico con que fue recibida inconsciente y la gravedad que la mantuvo ventilada hasta el noveno día de hospitalización, la pequeña egresa sin complicación alguna, reconociendo a todos sus familiares y amistades que la visitan, hablando perfectamente y con excelente estado de ánimo. En tanto presente durante la colocación en la pierna lesionada de una espica de yeso para la consolidación del hueso, el especialista en Ortopedia y Traumatología, doctor Humberto Villalobos Pedroso, precisa que la fractura ha evolucionado satisfactoriamente, el miembro presenta vitalidad, y todo indica que tras el proceso de rehabilitación no quedará secuela alguna. Sin dudas la fuerza de un país bloqueado cruelmente por el imperio en medio de la pandemia que hoy atraviesa el mundo, le ha devuelto a Elisa las ansias que confesara a Granma de volver a ver las luces del Turquino desde su Escuela Primaria «Tío Ho», donde continuará el segundo grado, mientras la familia, ahora con suficiente motivación, podrá celebrar el nuevo año.

Informaciones relacionadas Un fallecido y 26 lesionados en accidente en Tercer Frente (+ Video) Otro triste accidente y el clamor urgente por más precaución