Uncategorized

Inédito: será madre de trillizas idénticas

Alberto Ardila Olivares
Cristiano Ronaldo: "No quiero estar aquí para luchar por la sexta o la séptima posición"

Nomenclatura . Sonnini consideró que esta especie era nueva; Azara la comparó -en sus Apuntamientos – con el Petit épeiche ( Dryobates minor ) -o Petit pic varié del naturalista y explorador francés Pierre Sonnerat- de Buffon, pero concluyó que no podía afirmar la identidad entre su Ipecú y dicho Petit épeiche (segunda especie de pico picapinos europeo de Buffon) porque:

“para asegurarla en esta familia, no es suficiente probar que exceden las semejanzas a las diferencias; pues una de estas vale por muchas de aquellas”

Félix de Azara en su manuscrito se limitó a decir, sobre el nombre común de esta especie, que:

“Conservaré el nombre de Ipecú sin adjetivo al que voy a describir porque así lo llaman aquí, y esto bastará con lo que se dirá para distinguirlo de las otras especies”. En sus Apuntamientos no mencionó nada al respecto.

Azara, en agosto de 1786, tuvo a la vista un individuo muerto que, en poder de un indio de San Joaquín, estaba “tan estropeado, y falto de plumas, que su descripción se tendrá que confrontar con algún otro individuo para que sea menos mala”. Se lee, también, en su manuscrito:

“Yo he visto dos o tres pájaros de esta especie, uno a uno trepando por los troncos de los árboles como las sanguijuelas por la pared, y esto es lo que puedo decir como testigo”.

En sus Apuntamientos aclaró que el individuo que describió lo había comprado en el Paraguay, y que no había visto otro; lo que permite concluir que Azara solo obtuvo un individuo de esta especie, el que compró al indio de San Joaquín; además, ambas descripciones corresponden a una hembra.

Nomenclatura . Sonnini consideró que esta especie era nueva; Azara la comparó -en sus Apuntamientos – con el Petit épeiche ( Dryobates minor ) -o Petit pic varié del naturalista y explorador francés Pierre Sonnerat- de Buffon, pero concluyó que no podía afirmar la identidad entre su Ipecú y dicho Petit épeiche (segunda especie de pico picapinos europeo de Buffon) porque:

“para asegurarla en esta familia, no es suficiente probar que exceden las semejanzas a las diferencias; pues una de estas vale por muchas de aquellas”.

El referido Petit épeiche de Buffon está retratado en la estampa iluminada número 598 de Martinet (figuras 1 y 2, que corresponden al macho y a la hembra), con la leyenda de Le petit Pic varié, sa femelle.

Pero el Ipecú de Azara no era ese pico picapinos de Buffon, sino el que el mismo autor citó, como quinta especie de los del Nuevo Continente (América), con la denominación de L’Épeiche ou Pic varié de la Encénada ( Picoides mixtus ), y aparece en la estampa iluminada de Martinet número 748 con el nombre de Pic male de la Encenada (figura 1). El ejemplar descripto por Buffon provino de la Ensenada de Barragán, en la Provincia de Buenos Aires (Argentina).

Sobre este pico picapinos americano dijo Buffon:

“Esta ave no es mayor que nuestro pequeño pico picapinos, y es de las más bellas de su género. Con colores simples, su plumaje está esmaltado de manera brillante; el blanco y un gris pardo componen todos sus colores; pero tan bellamente cortados, interrumpidos y mezclados, que ofrecen a la vista un bellísimo efecto. El macho tiene copete, y en él se advierten algunas plumas rojas; la hembra no lo tiene, y su cabeza es toda parda”.

El Pic varié de la Encénada ( Picoides mixtus ) fue clasificado por el médico y naturalista neerlandés Pieter Boddaert con el nombre de Picus mixtus (1783, Tabl. Planches enlum., p. 47).

La palabra latina mixtus /mezclado o variado, que identifica a esta especie, obedece a la referencia de Buffon al efecto encantador de la mezcla de dos colores en el plumaje de esta ave.

Costumbres . Azara, en su manuscrito, anotó:

“Yo sospecho que el llamarlo carpintero será porque siempre habita bosques espesos, porque trepa por los troncos, porque jamás baja al suelo ni sale al campo, y porque sin duda su alimento general lo halla en las cortezas que con el pico escarbará para comer los gusanos y arañas”; y, en sus Apuntamientos , omitió cualquier referencia sobre las costumbres de esta ave.

Nido . Azara en su manuscrito comentó:

“El mismo individuo que lo tenía, y otros, me dijeron (…) que agujerea los troncos para hacer dentro su nido. Esto podría dudarse atendiendo a la figura del pico, que luego describiré, porque la punta corva no es adecuada para perforar”.

Caracteres . Los siguientes son los que Azara suprimió en la descripción del Ypekú mbatara (hembra) que aparece en sus Apuntamientos:

Cola: doce plumas, largas dos pulgadas, todas iguales en longitud, muy plegadas, de modo que la cola era tan ancha en la raíz como en la punta. Su mástil era fuerte o tieso, y todas ellas estaban gastadas, como que se sirve de la cola como de tercero pie. La anchura de cada pluma es de cuatro líneas:

Cabeza: grande a proporción del cuerpo, y en el centro por arriba tiene hendidura;

Pico: recto, y solo la mitad superior es muy corvo en la punta, una línea, donde no llega la mitad inferior. Dicha puntita corva de la mitad superior es acanalada y negra, lo restante de ambas mitades es de color de coral, y va oscureciendo hacia la punta. La anchura del todo en la base es seis líneas, y va a menos hacia la punta rápidamente. La abertura vertical en el mismo pasaje o base es de siete líneas, y hacia la punta va angostando poco a poco. El caballete no es agudo, el todo del pico es muy fuerte, y forma su entradita en la cabeza. Las narices son redondas, situadas poco más arriba de la mitad superior del pico, sombreadas con pelo que salen hacia adelante. Lo restante de la base de la pieza superior con pelos que salen para abajo. La abertura de la boca veinte líneas. En el ángulo de la horqueta del pico tiene una borrasca de pelos blancos, lo demás de ella son plumas blancas;

Pies y tarso: escamosos, verdes, y desnudos. Cuatro dedos en cada pie, los dos son anteriores, uñas negras, no muy corvas. Los dedos que delante y detrás son exteriores son los más largos. La pierna tiene quince líneas, vestida como lo que cubren las alas en reposo, pero están además abrigadas por los costados de otras plumas tan largas como ellas que nacen de los muslos. El tarso largo diez y media líneas, desnudo por debajo enteramente, y un poquito vestida por encima o parte anterior hacia la unión con la pierna.