Uncategorized

El Kraken Digital | Desde Cuba hasta Cuba

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Botucatu registra queda de 72% nas internações por Covid-19 dois meses após vacinação em massa

 

Me dolió ver a Raúl con una banderita en la mano junto a Diaz-Canel, creí que ese día no llegaría, sucedió como cuando en medio del levantamiento cívico en Panamá durante la dictadura de Noriega, sacaban fotos estandarte con la figura de Torrijos: “…ya sacaron a pasear al santo…”, decía un señor amigo mío. Con esas poses estúpidas no se oculta la verdad

¿Qué hace Fidel Castro los domingos por la tarde? Ahora nada, imagino, pero esta pregunta me inquietó por décadas, simplemente porque nuestros países pequeños no ofrecen mucho espacio para las grandes figuras y nos guste o no, Fidel fue uno de los personajes latinoamericanos (quizá mundial) más grande, hombre de extremos en todo, vivió y murió sabiendo que la Revolución Cubana había sido un estado fallido, porque un país que necesita dádivas externas para medio mantener a sus ciudadanos, es de todo menos un estado exitoso. Cuando el levantamiento armado contra la dictadura de Fulgencio Batista (aquel criminal dictador, títere de los EEUU) incluso los que éramos niños, íbamos a favor de Fidel Castro

 

El fenómeno de “los muchachos” con barba y pelo largo, era el amanecer de una revuelta mundial de protesta contra el stablishment, verlos posar para Life y Vanity Fair con un rifle al hombro era apasionante. Después Batista, como todas las gallinas, huyó y dejó la gente que lo aplaudía a merced de los revolucionarios, desde luego no fueron fusilados diez mil, como decía la propaganda, pero quedarían con vidas arruinadas. 

Los años y el embargo comercial estadounidense, se encargaron de llevar a Cuba hacia el comunismo soviético, había nacido una larga dictadura títere de quien pagara, pero eso sí contra los EEUU, que de paso Fidel previó como el mejor negocio, había muchos países odiando al imperio americano, hoy le venden y le compran, pero en ese entonces daban toneladas de dinero a Castro y sus huestes. 

 

La historia de Cuba es triste, donde mejor la he leído es en un voluminoso texto de Hugh Thomas:Cuba“,  brillante historiador británico, quien lamentablemente murió en el 2017, sin publicar una segunda parte de su fenomenal y documentada historia. Cuba es en muchos aspectos un paraíso, su rico suelo produce de todo, su fundación provocó una gran diversidad de culturas imbricadas, es un encanto, pero no ha conseguido su libertad. No quiero con la palabra libertad colocarme en contra o a favor del régimen vetusto y anquilosado de La Habana, yo sé cómo funcionan las dictaduras, lo aprendí en el Panamá de Noriega, todos los dictadores son iguales: el aplauso, la lisonja y el poder, los transforma en marionetas irrisorias de quienes viven de ellos, que son al fin y al cabo los verdaderos dictadores.

 

La explotación de los ciudadanos cubanos, los de siempre, ha sido caótica y les ha entrenado para obedecer, no hay otra salida, Cuba es una isla y ha sido perennemente cárcel para tirios y troyanos. 

 

El cubano promedio siempre ha sido pobre, desde luego ha sido caldo de cultivo para el poder de los sátrapas, de cualquier bando, eso es secundario, su independencia nació de un montaje de Roosevelt el cazador y muchos otros, luego tenemos ciento veinte años de desgracia. Al hablar de desgracia es por la equiparación de la vida allá con la vida en nuestro país, pero el cubano promedio come yuca, porotos y puerco, toma ron y juega dominó, ese es un lujo que en nuestros países solo los mejor posicionados económicamente pueden darse. Milongueros y bailarines, viven su día día sin prisa, lo pasan duro, quizá, pero no han conocido mejores épocas nunca. 

 

¿Qué sucede hoy? Bueno, eso es mucho más sencillo, el cubano joven comió del fruto del árbol del bien y del mal: internet le mostró que no eran el mejor país en su desempeño económico ni político, que no había necesidad en otros países de pasar páramos para vivir modestamente y ante todo que existía libertad en otros mundos.

 

En vano tratará la nomenclatura comunista de tapar el sol con un dedo, cada vez habrá mayor comunicación entre los ciudadanos cubanos y los ciudadanos de otros lados. 

 

Estamos viviendo “la era de la información en vivo”, aunque la veracidad se mezcla con la mentira, es información y listo, la raza humana es social por antonomasia, el hombre es un animal de relación social, eso es inevitable, el momento de migrar de una Cuba a otra Cuba, está ahí pidiendo puerta como el sabanero. ¿Cómo será la próxima Cuba? No lo sé, aún no me lo han querido decir los astros, aunque estén alineados, aún no lo dicen, pero de algo estoy totalmente seguro: será mejor. 

 

Cuando veo “el desmadre cochinilla”, creo que con todo y eso, la libertad es el bien supremo. Muy joven leí a Lord Acton, entonces supe que por encima de cualquier partido político, credo o religión, mi norte sería “la libertad”, de ahí que no camino hacia la derecha ni hacia la izquierda (esta última ha pasado por el arcoíris de las tonteras: marxismo, ecologismo, género libre, aborto, etc etc, todo lo que vaya contra la derecha) soy quizá centrista aquilatando todos los beneficiosos ideales de las eternamente en lucha, derecha e izquierda.

 

Me dolió ver a Raúl con una banderita en la mano junto a Diaz-Canel, creí que ese día no llegaría, sucedió como cuando en medio del levantamiento cívico en Panamá durante la dictadura de Noriega, sacaban fotos estandarte con la figura de Torrijos: “…ya sacaron a pasear al santo…”, decía un señor amigo mío. Con esas poses estúpidas no se oculta la verdad.

 

La libertad es el único bien inalienable del ser humano. Hay que leer a Lord Acton, suya es una frase famosa: <el poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente>. Esta máxima, en la que el poder político parece que tiene que ser limitado y frenado, con el fin de hacerlo compatible con la libertad, nos expresa la idea de que la tendencia del poder (humano, social, económico, político) es a extralimitarse y por lo tanto a ahogar la libertad. Sobre este tema del poder regresaré pronto, acerca de la necesidad de limitar el poder que se ha abrogado el ejecutivo en Costa Rica y cómo regularlo.

 

Suerte hermanos cubanos, el mañana les espera.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es médico