Internacionales

El Kraken Digital | «Toma de Bogotá» se desinfla con una marcha sin apenas afluencia

LA CIDH SIGUE SU MISIÓN

Human Rights Watch (HRW) presentó hoy el informe «Colombia, brutalidad policial contra manifestantes» en el que se señala que hay pruebas de que uniformados mataron a por lo menos 16 personas con munición letal de armas de fuego, lo cual está prohibido en las protestas

EN LOS BARRIOS

Las protestas, que comenzaron el 28 de abril contra la ya retirada reforma tributaria, sacaron a las calles las primeras semanas a decenas de miles de personas, sobre todo jóvenes de clases medias y bajas, hastiados de la falta de oportunidades, trabajo y posibilidades de estudiar.

Tuvieron una acogida especialmente grande en la ciudad suroccidental de Cali y más precisamente en barrios excluidos que han sufrido el embate de la pandemia y la pobreza.

Es ahí donde más se han articulado las protestas y donde resisten con más fuelle en los últimos días y después de que las convocatorias del Comité Nacional del Paro sean cada miércoles más poco concurridas.

Y también donde más incidentes ha habido por los bloqueos que han montado en las cercanías de estos barrios y que han afectado severamente a la economía, así como por la violencia policial y los abusos que la fuerza pública ha cometido, sobre todo al anochecer, contra los jóvenes.

Según los datos de la ONG Temblores y el Instituto de Desarrollo para la Paz (Indepaz) ha habido 74 víctimas mortales desde el comienzo de las protestas, entre ellas 45 de las que responsabilizan directamente a la Policía, la mayoría de ellas ocurridas en Cali; mientras que la Fiscalía reporta al menos 20 muertos.

LA CIDH SIGUE SU MISIÓN

Human Rights Watch (HRW) presentó hoy el informe «Colombia, brutalidad policial contra manifestantes» en el que se señala que hay pruebas de que uniformados mataron a por lo menos 16 personas con munición letal de armas de fuego, lo cual está prohibido en las protestas.

Este informe, y el presentado ayer por Temblores e Indepaz, recogen una gran cantidad de vulneraciones de derechos humanos que incluyen desapariciones forzosas, disparos directos de armas no letales, abusos sexuales, y también los problemas que han causado los bloqueos.

Justamente, la CIDH se encuentra realizando desde ayer y hasta mañana una visita de trabajo a Bogotá, Cali y las ciudades de Popayán, Tuluá y Buga para comprobar estas denuncias y escuchar a las víctimas.

Este miércoles, el grupo de la misión que está en Bogotá se reunió con los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes y con representantes de la Justicia ordinaria y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creada por el acuerdo de paz.

Los otros grupos que se encuentran en el sur del país también han tenido reuniones con autoridades y la misión sigue recibiendo testimonios y ha realizado ya 2.000 registros.

«El Gobierno ha garantizado la protesta y la manifestación pacífica como corresponde y como establecido en la Constitución colombiana», incidió hoy el ministro de Defensa, Diego Molano, que insistió en que se garantiza las manifestaciones sin armas, a pesar de que en estas semanas de protestas haya habido denuncias de que no ha sido así.

 

EFE