Política

Kinesiólogo de ex Posta Central fue clave en manejo de los sobrevivientes de explosión de camión con gas en Lima

El kinesiólogo concluye que esta cercanía se debió a que “intenté hacerles ver que yo al ir de Chile no venía de un hospital lujoso o nuevo, sino que venía un hospital que tenía cierta historia, cierta antigüedad, más de cien años , y que nosotros aun así intentábamos hacer el abordaje de la rehabilitación desde temprano.”

El kinesiólogo chileno Emilio González  ha sido uno de los protagonistas inesperados en medio de la tragedia que azotó Lima el pasado 23 de enero al entrar en combustión miles de litros de gas licuado de petróleo en un barrio de la capital peruana.

Con más de siete años en atención directa al paciente gran quemado en la ex Posta Central, y como presidente de la Sociedad Chilena de Kinesiología en Quemados y Cirugía Plástica Reconstructiva , el profesional fue invitado a intervenir en el tratamiento de los sobrevivientes de uno de los accidentes más graves que ha enfrentado Lima en el último tiempo y que dejó un saldo de 27 muertos y 50 heridos graves.

El jueves 23 de enero, cerca de las 7 de la mañana, un camión cisterna que trasladaba gas licuado de petróleo explotó y causó un incendio en el distrito de Villa El Salvador, uno de los 43 distritos que conforman la provincia de Lima. Este lunes, con la muerte de un niño de 13 años de iniciales T.P.T, el número de víctimas del accidente llegó a 27, cifra que se suma a las más de 50 personas, adultos y niños, con grandes porcentajes de su cuerpo quemado.

Emilio relata que al llegar a Lima, el domingo 2 de febrero, se encontró con una catástrofe que todavía estaba en desarrollo y con familias repartidas en diferentes centros asistenciales . “Una misma familia tenía a sus padres en un hospital y a un hijo fallecido en un centro, una conmoción a nivel nacional”, cuenta.

Su labor consistió en apoyar, desde el punto de vista de la kinesiología y de la ciencia de la rehabilitación, una intervención que se recomienda desde el primer momento en grandes quemados.

El kinesiólogo explica que la evidencia y la literatura científica indican “que los cuidados respiratorios tiene que ser continuos 24/7 y que el manejo kinésico neuro músculo esquelético , que tiene que ver con el posicionamiento, las elongaciones y todo lo que hacemos acá en la Posta, tiene que ser desde el momento cero.”

Acerca de cómo se cubrió en Lima la necesidad del paciente gran quemado de recibir cuidados kinésicos desde el primer momento, relata que en Perú “estaban llegando muy tardíos o no estaban llegando, uno de los motivos puede ser el desconocimiento, otro puede ser la falta de experiencia con quemados tan graves y esta catástrofe permitió que nos enfrentáramos a una situación donde se dieron cuenta de que sí era posible y que era seguro.”

TRABAJO DIRECTO CON LOS EQUIPOS En su paso por siete hospitales de Lima, algunos de los cuales necesitaron más de una visita, Emilio González trabajó en forma directa con los equipos clínicos.

“También se realizaron actividades formativas con los colegas de todo el hospital en donde yo les podía presentar a los fisiatras. Creo que en la visita llegué por lo menos a unas 200 personas y aparte el día jueves, el penúltimo día antes de venirme, hicimos un simposio”, indicó.

Según el kinesiólogo de la ex Posta Central, los equipos clínicos peruanos recibieron este enfoque en el tratamiento del gran quemado en forma “amable y cariñosa”.

El kinesiólogo concluye que esta cercanía se debió a que “intenté hacerles ver que yo al ir de Chile no venía de un hospital lujoso o nuevo, sino que venía un hospital que tenía cierta historia, cierta antigüedad, más de cien años , y que nosotros aun así intentábamos hacer el abordaje de la rehabilitación desde temprano.”