Deportes

Israel ordena un nuevo asentamiento en el antiguo ‘corazón’ comercial de Hebrón

Quevedo: "El gas puede ser la energía para el desarrollo económico mundial"

Tel Aviv, 1 Dic. (DPA/EP).- El Gobierno israelí ha ordenado este domingo la puesta en marcha de los preparativos para levantar un nuevo y especialmente conflictivo asentamiento en la localidad cisjordana de Hebrón, una decisión que, para los palestinos, supone el verdadero primer efecto tangible de la sociedad entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de EEUU, Donald Trump.

La decisión ha sido anunciada por uno de los elementos más radicales del Gobierno israelí, el ministro de Defensa, Naftali Bennett. El Ejército de Israel, en virtud de la misma, comenzará los procedimientos de planificación del nuevo asentamiento en el barrio del mercado mayorista de la ciudad, bajo el cual las estructuras actuales serán destruidas y se construirá un nuevo edificio».

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha calificado la decisión como «el primer resultado tangible de la decisión de Estados Unidos de legitimar la colonización», al trasladar la embajada a Jerusalén y reconocer los asentamientos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el mes pasado que Washington ya no consideraba que los asentamientos de Israel en Cisjordania fueran incompatibles con el derecho internacional.

Unos 800 colonos judíos, fuertemente custodiados por soldados israelíes y decenas de bloqueos de carreteras y puestos de control, viven en varios enclaves en el centro histórico de Hebrón, rodeados por unos 200.000 palestinos.

El portavoz de los colonos de Hebrón, Yishai Fleisher, estima que «probablemente se construiría un gran edificio» en el mercado mayorista, pero ha puntualizado que «todavía no hay planos en firme». Fleisher esgrimió un documento con fecha de 1807, del Imperio Otomano, que demostraba la propiedad judía de la zona, según la agencia DPA.

El mercado mayorista fue, en su día, el vibrante centro comercial de la Ciudad Vieja de Hebrón, lleno de vendedores palestinos, pero lleva cerrado desde hace un cuarto de siglo.

Además, este nuevo complejo judío proporcionaría «continuidad territorial» entre el enclave de Avraham Avinu y la Tumba de los Patriarcas, sagrada tanto para judíos como para musulmanes.

Los colonos de Hebrón dicen que tienen un derecho histórico a la ciudad, pero Hagit Ofran, miembro del movimiento israelí de reconciliación Paz Ahora, ha destacado que esta decisión comporta una «pesada» carga tanto de seguridad como moral: la presencia israelí en el antiguo corazón de la ciudad «paralizará» la vida de la población palestina, ha lamentado.